16
Dic 2016

Soplan vientos de cambio y transformación social en la Academia Nacional de Historia, una muestra de ello es la Sesión Pública Solemne de incorporación de la Msc. Olivia Cortez, afro-ecuatoriana, la Lic. María Clara Sharupi, de nacionalidad Shuar y el Msc. Pascual Yépez, indígena  Puruhá.   La espléndida sesión se efectuó en el auditorio Manuel de Guzmán Polanco, el día lunes 21 de noviembre a partir de las 18h30.

El auditorio lució abarrotado por los invitados especiales: afro-descendientes e indígenas, algunos académicos (as) y funcionarias de la institución.

El Dr. Jorge Núñez Sánchez, ofreció el discurso de bienvenida a los académicos que se incorporaron en esa histórica sesión pública solemne, manifestando su beneplácito por esta justa reivindicación de los grupos sociales más discriminados y excluidos desde tiempos inmemoriales.

Cuestionó el hecho de que los análisis de muchos historiadores de nuestros países, están imbuidos de esa perspectiva colonialista: “construyeron sus análisis históricos a partir de la presencia española, ignorando o despreciando olímpicamente todo lo que hubo antes, que de este modo quedaba inscrito bajo el signo común de la barbarie”.

Resaltó que una mirada atenta a esa primera historia americana pone en evidencia: “La  abundancia de testimonios, la presencia de altas y magníficas civilizaciones, que se enfrentaron con éxito a los retos de su naturaleza y sacaron el mejor provecho de ella. Así, levantaron grandes y bellas ciudades, construyeron una formidable red de caminos y calzadas para intercomunicarse e intercambiar recursos entre regiones, domesticaron infinidad de plantas y animales, desarrollaron una avanzada metalurgia que llegó hasta los secretos de fundición del platino, produjeron avanzadas técnicas de tejido y tinturación de fibras, y desarrollaron  una notable medicina, a partir de los secretos curativos de variadas plantas, por ellos descubiertos”.

Núñez Sánchez realizó un profundo análisis sobre la devastación y la brutalidad colonial ejercida por los conquistadores en torno a las grandes civilizaciones precolombinas: los Aztecas, los Mayas, la destrucción de los códices aztecas, documentos, materiales y bibliotecas, el saqueo de los templos y objetos de valor.

“De modo parecido a lo ocurrido en el mundo azteca fue lo que ocurrió en el mundo maya, ubicado en Centroamérica y el sur de México, donde el brutal obispo español Diego de Landa dispuso la quema de ídolos y documentos mayas, ejecutada en  un Auto de Fe que montó en Maní, Yucatán, el 12 de julio de 1562, en el que se destruyeron en la hoguera cinco mil ídolos y objetos sagrados, además de 27 preciosos códices mayas, que eran rollos de papel amate escritos con signos y jeroglíficos coloreados”, enfatizó Núñez Sánchez.

“Similares acciones destructivas ejercitó el colonialismo ibérico en tierras sudamericanas. Tras el asesinato de Atahualpa, el último inca del Tahuantinsuyo, acusado de adorar a falsos ídolos, los virreyes del Perú pusieron especial cuidado en la llamada “extirpación de idolatrías y hechicerías”, que en esencia significaba la persecución y eliminación de las religiones nativas y de las formas culturales indígenas proclives a la resistencia anticolonial. Se distinguió en esta labor el virrey del Perú don Francisco de Toledo (1569-1574), quien dictó una amplia legislación represiva y llevó a cabo una política sistemática orientada a extinguir toda forma de cultura nativa que pudiese oponerse de algún modo a los intereses del conquistador”.

También se refirió al tratamiento distinto a la medicina ancestral: “Reconocida por los conquistadores porque la necesitaban para la curación de la enfermedades tropicales como en el caso de la quina y su específico, la quinina, que se convirtió en la primera medicina de uso masivo en el mundo occidental. Así, gracias a esta planta maravillosa, salida de los declives de los Andes, y gracias al secreto curativo revelado por los indígenas Paltas, que habitaban lo que hoy es nuestra provincia de Loja, los europeos pudieron enfrentar a la enfermedad más extendida de entonces y de ahora, la malaria o paludismo, y los ejércitos colonialistas de Europa pudieron ejercitar sus aventuras de conquista en África y Asia”.

Más adelante, profundizó el análisis sobre la brutalidad y la barbarie desatada contra: “Los pueblos africanos destruidos por la acción de los esclavistas europeos, que secuestraron y esclavizaron a millones de seres humanos en África y los transportaron en calidad de mercancía hacia los puertos de América, donde los vendían por su puro valor animal (tamaño, juventud, vigor y salud) para que laboraran en las plantaciones como trabajadores sin derechos y enriquecieran a sus amos blancos”.

Dio a conocer una serie de casos testimoniales que develan las condiciones infrahumanas a las que fueron sometidos los negros africanos y los esclavos en las diversas latitudes, el nivel de conciencia alcanzado por ellos, lo cual originó levantamientos que fueron aplastados brutalmente.

“La única rebelión esclava que triunfó en América fue la de los haitianos, que, inspirados en el culto vudú, aprovecharon la crisis colonial producida por la Revolución Francesa para insurreccionarse en 1791 contra sus amos blancos. Luego de varios años de lucha, tomó el control del movimiento el jefe revolucionario Toussaint Louverture, bajo cuyo liderazgo el ejército de esclavos venció a todos sus enemigos locales y también derrotó a los ejércitos expedicionarios enviados por España e Inglaterra. En 1801, una Asamblea Central convocada por Toussaint decretó la "Constitución de la colonia de Santo Domingo", por la cual Haití y sus islas adyacentes reconocían el predominio francés, pero también hacían suyo el espíritu libertario de la Revolución Francesa, consagrado en la "Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano".

Núñez Sánchez, enfatizó: “Unos años más tarde, sería precisamente el gobierno haitiano del presidente Pétion quien proveería de armas y recursos a la empresa libertadora de Simón Bolívar, poniendo como única condición que el futuro Libertador de Sudamérica decretara la manumisión de los esclavos de Venezuela. Hasta donde pudo, Bolívar hizo honor a ese compromiso”.

“Conocidos estos antecedentes, se entenderá mejor el porqué de este acto, en el que dos intelectuales indígenas y una intelectual afro-descendiente van a ser incorporados como Miembros Correspondientes de nuestra Academia Nacional de Historia. Ellos son María Clara Sharupi, de nacionalidad shuar, Pascual Yépez Morocho, de nacionalidad Puruhá, y Olivia Cortez Bonilla, afro-descendiente de origen guayaquileño. Y no llegan a nuestra institución por un puro afán antropológico, sino porque tienen los merecimientos intelectuales para convertirse en abanderados de la historia de sus pueblos, antes olvidados por la historia oficial y oficiosa”.

De inmediato la Msc. Olivia Cortez, presentó su discurso de incorporación titulado: “Evolución  de la Identidad  Étnico Cultural  del Pueblo Afro ecuatoriano”.

La hipótesis de este estudio fue: “la construcción arbitraria de las identidades étnico raciales coloniales de los negros/ras, hoy auto-reconocidos como afro-descendientes  se encuentra enfrentada con las construcciones poscoloniales construidas por las organizaciones del Pueblo Afro-ecuatoriano, en su accionar permanente”.

El objetivo de esta ponencia: “Analizar las continuidades  coloniales   de la identidad étnico racial cultural de los afro descendientes  como elemento que  resulta en  la  exclusión,  subordinación y las múltiples discriminaciones (género , clase , etnia ) que afectan a los miembros del Pueblo Afro-ecuatoriano, que según el censo del 2010 , conformamos el 7.2%  del total  de  los ecuatorianos (INEC, 2010), como secuela  de herencia histórica del fenómeno de   la trata y el coloniaje en América  Latina y el Caribe en el siglo XV”.

En esta línea de trabajo la académica Cortez realizó una reflexión histórica- teórica breve de conceptos: identidad/ étnico/ cultural,  el  racismo estructural y  revisó las estrategias y respuestas de la comunidad internacional, del Estado ecuatoriano, del Pueblo Afro ecuatoriano y sus organizaciones en esta problemática; más adelante, ofreció sus  conclusiones y retos.


 

La Lic. María Clara Sharupi, es coatura de tres libros: “My Voice”, “Collar de Historias y Lunas”, “Amanece en nuestras vidas”,  se encuentra  en edición su próximo libro “Tarimiat”, cuentos y ensayos cortos. Cuenta con un Diploma otorgado por la CAN, por conservar la lengua materna a través de la poesía.

Ha sido invitada por la Universidad de California, San Diego en calidad de expositora sobre el tema la Literatura shuar, cuenta con el Segundo Premio Especial “Lenguas Minoritarias” otorgado por el Síndico de la Comunidad Ostana – Italia. 2016.

María Clara Sharupi inició su discurso manifestando que al escuchar la palabra “jíbara” para ella, era un insulto por parte de sus compañeros de escuela y secundaria, e igualmente, por parte de los colonizadores y colonos hacia sus padres y de la nación shuar, así fue surgiendo en ella un sentimiento que se transformó en la fuerza motriz que le hizo rebelde y le convirtió en una guerrera soñadora capaz de enfrentarse a una hoja en blanco para escribir sobre ella.

Sharupi va esculpiendo desde lo más profundo de su corazón, nuevos senderos con el aroma de la madre selva, su estilo es transparente y diáfano, su melodiosa voz rompe el silencio para reivindicar: “La necesidad de recuperar lo que los estudiosos extranjeros de las culturas profanaron los saberes y quebrantaron la espiritualidad ancestral.  Describe el canto de las criaturas milenarias de la selva, de los sabios tutelares guardianes del cielo infinito, interpreta los sueños y los convierte en poemas. Desde la sensibilidad íntima describe al desnudo y al erotismo con el leguaje del alma individual hacia el alma universal donde convergen el amor y la libertad. Le canta al amor de Arutam, reconoce en él al Padre eterno y supremo, en la muerte sacra reconoce a la otra vida después de…con la evocación a la diosa Nunkui, revive la bendición y trasmisión de los conocimientos hacia la mujer como hábil y autora de la vida”.

Considera que es imperioso desarrollar diversas estrategias para conservar la lengua materna y siente el peligro de la desvalorización propia en los jóvenes shuar que prefieren aprender de otras culturas y costumbres  a conservar lo propio.


El tercer académico Msc. Pascual Yépez Morocho ofreció su discurso titulado:”Qhapaq Ñan. Red vial de reencuentro e integración de los pueblos de la región andina. Patrimonio Mundial”.

Yépez cuestionó los esquemas de dominación impuestos a partir de la educación tradicional y relievó el escrupuloso trabajo científico de investigación, el cual devela como una verdad histórica: “el camino del señor”, puntualizó que en realidad no es propiamente una obra maestra de ingeniería del imperio inca, sino que, la cultura incaica es parte de un proceso reencuentro e integración de los pueblos andinos, ellos dieron su aporte importante.

“La investigación revela algo muy importante al conocimiento de la historia. El llamado “camino del inca”, es la fusión del conocimiento y del esfuerzo ancestral de los pueblos andinos, en el cada cultura indígena aportó en un empeño de integración, de intercambio del conocimiento y el propósito social de compartir e integrarse”, señaló Yépez.

“Así, vemos que con excepción del empeño imperialista de los incas, no se tiene registro de confrontaciones violentas o antagónicas entre naciones y culturas andinas. Al contrario, siempre nuestros pueblos ancestrales compartieron e intercambiaron el conocimiento, la esencia de sus propias culturas, y ni se diga el intercambio de su tarea artesanal, cultural, productiva, y referente a cualquier aspecto que involucre el desarrollo intercultural y del crecimiento racional y también productivo”.

“Qhapaq Ñan. Red vial de reencuentro e integración de los pueblos de la región andina, nos orienta hacia la verdad histórica, hacia el verdadero conocimiento; del cual, como en toda ciencia, debemos aplicar y constante mejorar en la búsqueda de un mundo en donde LA VERDAD y LA JUSTICIA SOCIAL sean la bandera a enarbolar en la lucha por la racionalización de la humanidad”, afirmó Yépez.

Finalmente, los flamantes académicos recibieron los diplomas y emblemas institucionales, que los acreditan en calidad de Miembros Correspondientes, adicionalmente, leyeron y suscribieron el compromiso institucional.  Al concluir la sesión se ofreció un vino de honor a los invitados.

Calendario de Eventos

Marzo 2017
L M X J V S D
27 28 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

En linea

Tenemos 15 visitantes y ningun miembro en Línea