02
Dic 2016

El día miércoles 27 de octubre a las 18h30 ya estaba casi copado el auditorio Manuel de Guzmán Polanco, con los invitados especiales entre los que se encontraba el Ex. Ministro de Trabajo, Econ. Carlos Marx Carrasco y el excelentísimo Sr. Embajador de la hermana República de México, Dr. Jaime del Arenal Fenochio, Miembro Correspondiente de la ANH, la cita estaba prevista a partir de las 19h00 para la Sesión Pública Solemne de incorporación del Embajador Extraordinario y Plenipotenciario del Ecuador para la UNESCO, Lic. Galo Mora Witt, como Miembro Correspondiente.
Como es de rigor en estas ceremonias, el Director de la Academia, Dr. Jorge Núñez Sánchez ofreció el discurso de bienvenida al Lic. Mora Witt: “Las Academias son, en su más pura esencia, espacios abiertos al pensamiento, a la reflexión profunda, a la investigación y a la creatividad, que acogen en su seno a quienes se han dedicado a estos empeños intelectuales y han sobresalido en ello. Por lo mismo, son campos propicios para la expresión de todas las ideas y todas las creencias, sin otra limitación que el respeto a las reglas de la sana convivencia y la tolerancia frente al pensamiento ajeno”, manifestó Núñez Sánchez.

“Es sobre este mar de fondo que nuestra Academia ha resuelto incorporar como un nuevo miembro de ella al Dr. Galo Mora Witt, un especialista en Ciencias Sociales y también un conocido dirigente político de izquierdas, que a partir de esta fecha ocupará la silla de Miembro Correspondiente que en otro tiempo ocupara el historiador y dirigente comunista Elías Muñoz Vicuña”.

Núñez Sánchez realizó un amplio análisis histórico sobre las concepciones ideológicas de las Academias y el proceso de fortalecimiento de la Academia Nacional de Historia:

“Aquí donde antes hubo una veintena de historiadores de Quito, una decena de Guayaquil y media decena de Cuenca, ahora existen cerca de 130 historiadores de 18 provincias y una treintena de miembros correspondientes extranjeros. Es más, en poco más de dos años hemos realizado varios Simposios de Historia Regional en diversos lugares del Ecuador, buscando conocer la historia de esas provincias antes olvidadas. Así, hemos hecho reuniones científicas en Manabí, El Oro, Loja, las provincias centrales, las regiones surecuatoriana-norperuana y norecuatoriana-surcolombiana, y tres simposios en la región amazónica, celebrados en Baeza, Tena y Gualaquiza”.

El Director de la ANH explicó la ascendente trayectoria del Lic. Galo Mora Witt:

Es Licenciado en Antropología por la Universidad Politécnica Salesiana de Quito y tiene un Diploma de la Universidad Complutense de Madrid en Comunicación. También estudió Derecho en la Universidad Central del Ecuador, y Literatura en las universidades Católica y Andina. Es músico profesional, compositor y miembro integrante del grupo musical  Pueblo Nuevo desde 1978.

En el campo laboral, ha sido Asesor de la Presidencia de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, de 1996 a 2004.

Ministro de Cultura del Ecuador de 2008 a 2009.

Secretario particular del Presidente Rafael Correa Delgado entre 2009 y 2010.

Secretario Ejecutivo del Movimiento ALIANZA PAIS entre  2010  y 2014. Y finalmente Embajador Extraordinario y Plenipotenciario ante la UNESCO desde el año 2015 hasta la actualidad.

Dio lectura al listado de obras publicadas por Mora Witt:

“Un pájaro redondo para jugar (Memoria y Fútbol)”, Eskeletra Editorial, Quito, 2002.

“Memorial de una Lumbrera, biografía de Pío Jaramillo Alvarado”, Corporación Editora Nacional, 2008.

“Mujeres revolucionarias del siglo XX”, Ministerio del Trabajo, 2015.

“Pedro Jorge Vera y Galo Mora Witt; Conversaciones”, Campaña Nacional Eugenio Espejo del Libro y la Lectura, 2015.

 “Para su discurso de incorporación, Galo Mora Witt ha escogido el tema de “La izquierda ecuatoriana en el siglo XX”, un tema retador por sí mismo, porque implica revivir en la memoria los enfrentamientos y combates ideológicos de todo un siglo, entre la izquierda y la derecha, la una cuestionando desde sus raíces el sistema político, económico y social existente en el país, y la otra defendiendo ese sistema con todas las armas a su alcance.

Pero este tema no solo es retador, sino que también es fundamental para entender los orígenes y el desarrollo de las izquierdas ecuatorianas y también para conocer las raíces del Ecuador contemporáneo, donde siguen enfrentándose esas fuerzas y otras surgidas de ellas, aunque ahora lo hacen civilizadamente, por medio de la confrontación de ideas y de proyectos de país”, enfatizó Núñez Sánchez y brindó la más cordial bienvenida al flamante Miembro Correspondiente.

El Lic. Galo Mora Witt ofreció su discurso titulado: “La Izquierda Ecuatoriana en el siglo XX”:

Luego de la introducción en la cual refirió como empezó a desarrollar sus convicciones ideológicas, Mora Witt afirmó: “La lucha de la izquierda ecuatoriana, desde sus albores, como heredera del anarquismo y de los estertores alfaristas, fue una cruzada quijotesca, a contracorriente, siempre bajo la vigilia y persecución de obispos, militares, caciques, capataces, banqueros y hacendados. El magnicidio del Viejo Luchador y la derrota de las fuerzas de Carlos Concha sellaron la maravillosa aventura de la Revolución Liberal Radical, y, entonces, tras la masacre del 15 de noviembre de 1922, los ecos de la Revolución de Octubre, del agrarismo mexicano y otras épicas batallas universales, el Socialismo empezó a ver la luz, a convertirse en palabra y bandera, en pequeñas organizaciones que a escondidas balbuceaban los libros de Marx y repetían el nombre de Lenin”.

“En los astilleros del Guayas, en la frontera con el Perú o en el Carchi, siempre como papel de contrabando, decenas de libros raros empezaron a despertar a mujeres y hombres que avizoraban que en algún lugar de la Tierra podía existir esa mágica y violentada palabra: la justicia. En mi familia, por ejemplo, los cuatro tomos de la Historia del Socialismo de Jean Jaurés, llegaron en lomo de mula desde Lima, en el lejano 1912, y desde ese tiempo no hemos abandonado ni la esperanza ni la necedad”, afirmó Mora Witt.

“En los escondrijos de las bibliotecas, en ocasiones en rincones sepias que han derrotado a las polillas, se suelen encontrar vestigios de presagios y militancias. Junto a libros de Derecho autografiados por Jiménez de Asúa, al Juan Cristóbal de Romain Rolland o el Corazón de De Amicis, encontramos, con mis hermanos, las actas fundacionales del Centro Socialista La Vanguardia, inaugurado una noche de 1924 en una antigua casona lojana, con las firmas, entre otros, de Manuel Agustín Aguirre, Pedro Víctor Falconí, José Miguel y Alfredo Mora Reyes, quien hacía de celoso guardián de la documentación antes referida, en la que se esbozaban principios de programas de gobierno, de escuela, de artes y cultura, de organización popular. Alfredo Mora Reyes, fallecido en 1990, es mi padre, así, en presente y en futuro, y, gracias a su filosofía de vida, a su ejemplo como dirigente y militante, estamos todavía acá, a casi un siglo de La Vanguardia, con la mirada puesta en el socialismo. Es por esto que decidí trabajar en la exhumación de la memoria y la vida de los grandes luchadores de la izquierda de la Patria”.

Mora Witt, enfatizó que a él le corresponde hablar de personalidades como Pedro Saad, Manuel Agustín Aguirre, Luisa Gómez de la Torre, Dolores Cacuango; de las figuras preponderantes de los años veinte, de la izquierda marxista en nuestro país fueron las del médico Ricardo Paredes y el poeta Jorge Carrera Andrade, ambos animados por la acción de anarquistas como Alejo Capelo, por el inmigrante griego Evangelista Priftes o el mexicano Ramos Pedruza.

 

“La presencia de indígenas, como Jesús Gualavisí y mujeres como Luisa Gómez de la Torre, ambos firmantes del acta fundacional del Partido Socialista en 1926, deben ser señaladas, y algunos investigadores lo han hecho, como irrefutable prueba del alcance democrático de esta organización”.

Explicó que los cuatro tomos escritos en estos dos años: “se refieren a veinte protagonistas de las gestas de la izquierda, a veces cándida, en ocasiones sulfurosa, pero jamás zurda hincada, como se decía en la escuela cuando se hablaba de retos y puñetes”.

Su discurso incluyó los perfiles de 20 siluetas: “Enrique Gil Gilbert, Aurora Estrada y Ayala, Oswaldo Guayasamín, Diógenes Paredes, Telmo Hidalgo, Luis Valdivieso Morán, Aníbal Muñoz, Juan Vásquez Bastidas, Miguel Lechón, Enrique Terán, Carlos Puig Vilazar, Pablo Palacio, y, naturalmente esa generación de La Vanguardia Lojana, con dos biografías que quizá un día me atreva a acometer, las de José Miguel y Alfredo Mora Reyes, pero que, como diría Pedro Saad Herrería de su padre, Pedro Saad Niyaim: a tantos años de su muerte todavía no tengo la fuerza para mirarme cara a cara con el corazón quebrado”.

Posteriormente, los directivos realizaron la entrega del diploma, la medalla y el botón de uso diario, emblemas institucionales que le acreditan en calidad  de Miembro Correspondiente y a continuación, el Lic. Mora Witt, dio lectura y suscribió el Compromiso de Honor con la Institución.

Al concluir la sesión se ofreció un vino de honor a los invitados.

Calendario de Eventos

Mayo 2017
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

En linea

Tenemos 149 visitantes y ningun miembro en Línea