30
Sep 2016

El auditorio Manuel de Guzmán Polanco, lució abarrotado por los invitados que se dieron cita a la Sesión Pública Solemne de incorporación de los académicos Dr. Leonardo Barriga López y Don Diego Moscoso Peñaherrera, en calidad de Miembros de Número, el evento tuvo lugar el día jueves 15 de septiembre del 2016, a las 18h00.

La mesa Directiva estuvo presidida por el Ingeniero León Banderas, Administrador Zonal de La Mariscal, del Distrito Metropolitano de Quito; el Dr. Jorge Núñez Sánchez, Director de la Academia; el Dr. Franklin Barriga López, Subdirector; el Dr. Leonardo Barriga López y Don Diego Moscoso Peñaherrera, actual Secretario de la Institución.

Una vez instalada la sesión solemne, el Dr. Jorge Núñez Sánchez, Director de la Academia, ofreció el discurso de bienvenida al Dr. Leonardo Barriga López y destacó los requisitos para ser Miembro de la Academia Nacional de Historia: “este complejo trámite que dura alrededor de 2 años, con una serie de exigencias, se remonta a la metodología de las Academias de Ciencias, surgidas en Europa en la edad media, a fin de contar en sus filas con miembros que representen la más genuina y auténtica  actividad intelectual”, manifestó.

Más adelante, Núñez Sánchez, analizó el Currículum del Dr. Leonardo Barriga, resaltó su formación académica de Dr. en Jurisprudencia, sus experticias, y recordó  la excelente labor desarrollada en varios países, en calidad de Diplomático, poniendo muy en alto el nombre de nuestro país.

De inmediato el Dr. Leonardo Barriga López, presentó un amplio discurso de incorporación, titulado: “José Ignacio Flores de Vergara y Jiménez Cárdenas Presidente de la Real Audiencia de Chacras”.

José Ignacio Flores de Vergara, nació en la ciudad de Latacunga, provincia de Cotopaxi, permaneció en los primeros años de vida en las haciendas de su padre, allí aprendió el quichua; a los diez años viajó a Quito, fue matriculado en el Colegio Seminario de San Luis y se graduó de Maestro en Artes y Bachiller en Filosofía en 1748 en la Universidad de San Gregorio. Posteriormente emprendió viaje a España y estudió en el Colegio de Nobles de Madrid con singular aprovechamiento especializándose en matemáticas, materia que luego enseñó en dicho colegio. En 1755 recorrió las principales cortes de Europa y aprendió latín, inglés, francés e italiano. De regreso a España ingresó de Cadete al Regimiento de Caballería de Brabante; en 1772 fue Capitán de Voluntarios a Caballo bajo las órdenes del General Alejandro O’ Reilly y luchó contra los ingleses en el asalto a Gibraltar y en la invasión a la isla Menorca. Firmado el Tratado de paz en 1777 fue designado por sus conocimientos científicos y matemáticos, Gobernador de las Armas de la recién creada Provincia de Moxos, en los antiguos territorios de las Misiones Jesuitas del Paraguay, que estaban en abandono desde su expulsión. Entonces recibió instrucciones detalladas de cuidar dichas regiones para que no continuara la penetración portuguesa. 



Flores de Vergara y Jiménez Cárdenas, fue Caballero supernumerario de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, una de las figuras más notables del Alto Perú. Siendo Coronel de caballería de los Reales Ejércitos, recibió la ardua comisión de impedir que los portugueses se apoderasen de la navegación de los ríos Madera, Mamoré e Iténez, así como la penosa tarea de vencer por la fuerza, o por la templanza, a los indígenas aimarás amotinados bajo el liderazgo de Túpac Catari, quien se levantó en 1781 contra las autoridades españolas que gobernaban lo que hoy es Bolivia y llegó a mantener cercada la ciudad de La Paz durante más de cien días.


 

Posteriormente, el Dr. Franklin Barriga López, ofreció la bienvenida al nuevo Miembro de Número, Don Diego Moscoso Peñaherrera.  Barriga López, realizó una amplia disertación, en la cual analizó la abundante literatura de la edad media, cuyo objeto son las historias de caballería, comenzando con un análisis sobre el Quijote, que de tanto leer libros perdió la razón y enfrentó a los molinos de viento, como si fueran monstruos, a los cuales combatía.   

Adicionalmente, se refirió al largo listado de aristócratas que participaron en la metodología y construcción de extensos reglamentos para los duelos y los diversos parámetros incluidos, a fin de salvaguardar el honor de las clases dominantes, explicando que los Siervos de la Gleba, no se ajustaban a esas reglas de la aristocracia.

Explicó que don Diego Moscoso Peñaherrera, trabajó arduamente en una investigación durante algunos años y en esta Sesión de Incorporación como Miembro de Número, nos presentará su discurso y el libro titulado: “El Honor Primero – Los duelos en el Ecuador”  

Barriga López, felicitó efusivamente a Don Diego Moscoso, por su trayectoria comprometida con la historia y el fortalecimiento de la Academia, siempre activo en los temas Institucionales, primero como Subsecretario y actualmente como Secretario.  Dio lectura sus libros publicados: La antorcha sin Luz, El último viaje, Elia Liut Guiusti el cóndor andino, Bahía de Caráquez ciudad eterna, Don Simón y su gente. También resalto sus publicaciones en coautoría:

Páramo, Historia del Parque Girón o alameda, Los Monolitos o sillas de Piedra de Manabí, Un viaje en el Tranvía del viejo Quito, Casas y Palacios Demolidos en Quito.

Don Diego Moscoso Peñaherrera, en su discurso de incorporación titulado: “El Honor Primero – Los Duelos de Honor en el Ecuador”, agradeció a la Academia por esta distinción que marcará su vida, agradeció a su esposa, a sus hijos, a la familia por el apoyo brindado a lo largo de todos estos años de feliz convivencia.

Planteó las principales motivaciones para iniciar esta investigación y escribir un libro ya que no existen este tipo de materiales en el Ecuador.

“El duelo de honor constituye un acto de extrema valentía es un reto a la vida; el honor brilla como un crisol calcinando la ofensa”, planteó  Moscoso Peñaherrera. Expuso algunas consideraciones con relación a la importancia del honor de las personas.

Hizo una introducción sobre una breve historia de los duelos en Europa. Los duelos entre mujeres en el viejo continente, siguiendo el modus operandi de los duelos entre  hombres.

Hizo énfasis en la famosa Maupín, “posiblemente la más célebre duelista entre las mujeres, una gran actriz y cantante de ópera”, apasionada y de gran temperamento; “mujer bisexual, que alcanzó grandes niveles de perfección con las armas, por tener como amante un maestro de esgrima, con quien montaba espectáculos públicos”.


“Esta mujer llegó a batirse en duelo con tres hombres en un baile, que acompañaban a una dama, que Maupín deseaba conquistar y a los tres los mató.  Más tarde pidió perdón al rey, caso extraordinario que por otro lado se consideró un acto de cobardía, por parte de los tres hombres, al atacar al unísono a una mujer de la cual obviamente no conocían las habilidades y el dominio de la espada”.    

Moscoso Peñaherrera, abordó entre otros temas:  los códigos, las normas, las armas y modalidades del duelo.  Los Presidentes que se batieron en duelo.  Los duelos de Honor en el Ecuador.

Finalmente, Moscoso Peñaherrera planteó: “la palabra honor ha perdido su valor, me he preguntado en algunas ocasiones, si el honor tiene una real importancia para las nuevas generaciones”. Su discurso fue muy aplaudido por los asistentes.

Posteriormente, el Dr. Leonardo Barriga López y Don Diego Moscos Peñaherrera, leyeron el compromiso de Honor con la Academia Nacional de Historia y los directivos, procedieron a la entrega del diploma y los emblemas Institucionales, que les acreditan como Miembros de Número.

Se clausuró la sesión y se ofreció un vino de honor a los invitados.

Calendario de Eventos

Mayo 2017
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

En linea

Tenemos 101 visitantes y ningun miembro en Línea