19
May 2016

De acuerdo a la programación de Los Encuentros Académicos, el miércoles 27 de abril, el MSc. Manuel Espinosa Apolo, fue el conferencista invitado, con el tema: El Barrio San Roque en la Historia de Quito. En esta oportunidad, asistió una delegación de la Unidad Educativa Municipal Experimental, Antonio José de Sucre, algunos académicos y público en general. El evento tuvo lugar en el auditorio Manuel de Guzmán Polanco.

La conferencia abordó la historia del barrio de San Roque, desde su formación como barrio hasta los drásticos cambios, a nivel urbano, social y cultural sufridos en el siglo XX.  Entre los temas abordados podemos mencionar: “La peculiaridad histórica, social y política del barrio, los motivos que tuvieron las autoridades civiles y eclesiásticas coloniales para su formación, la vinculación de la vecindad con la familia Atahualpa y su proyecto político, y la relación entre el sector artesanal y el sector aristocrático autonomista de la ciudad, en lo que concierte al período que va del s. XVII a inicios del s. XIX.”   Adicionalmente, Espinosa Apolo enfatizó la memoria política del barrio, sin descuidar el último momento del devenir histórico-político del barrio, esto es el período que se inicia con la formación de la República del Ecuador hasta el s. XX.

“El barrio de San Roque fue sede del mestizaje y de la rebeldía popular quiteña. Aquel ánimo levantístico de los que fueron acusados los sanroqueños desde el s. XVII, tuvo que ver con su condición de pobladores marginales y fronterizos en términos étnicos, culturales y sociales. Esta especie de bastardía que los definió, colocó a unos y otros en una posición incierta y ambigua, al situarlos en medio de dos culturas y razas antagónicas”.  Y agregó:    “Como muestran los más recientes estudios dedicados a individuos ubicados en tal situación, éstos suelen ser muy proclives a generar conductas de inconformidad. Si a ello se suma, la incidencia de ciertos factores económicos y sociales, como por ejemplo, el hecho que la mayoría de vecinos de San Roque eran productores independientes sin patrón, en tanto artesanos, al mismo tiempo, que eran objeto de diversos mecanismos de discriminación, generados por un sistema de opresión colonial; las condiciones para incubar un espíritu rebelde e insumiso estaban dadas”, puntualizó Espinosa Apolo.

Más adelante, analizó la actitud de inconformidad que irrumpió claramente en el s. XVIII: “Si en el siglo anterior, los vecinos indígenas del barrio llevan adelante ciertas acciones contra los abusos de ciertas autoridades eclesiásticas; desde el siglo XVIII y hasta inicios del s. XIX, la vecindad en su conjunto protagoniza una serie de acciones radicales en contra del estado colonial”, afirmó Espinosa Apolo.

Adicionalmente, pasó revista a la llamada “Revolución de los barrios de Quito” en 1765, la participación de la plebe de San Roque, sobre la cual planteó: “Se dio de forma autónoma, sin alianza con ningún otro grupo social. Sin embargo, a partir de la coyuntura independentista de inicios del s. XIX, la vecindad sanroqueña actúa en vinculación estrecha con la elite social quiteña. Desde entonces hasta bien entrado el s. XX, entre estos dos sectores sociales y, en virtud de sus mutuos intereses, se da una coincidencia de objetivos políticos; situación de la que sacarán mayor provecho los sectores dominantes”.

Profundizó en los acontecimientos relacionados con el arrastre del conde Ruiz de Castilla en 1812: “La plebe de San Roque será conducida por los sectores dominantes quiteños. Situación que se agudizará en las primeras décadas del s. XX, período en el cual, los artesanos de San Roque que representaban al sector más representativo de dicha vecindad, aparecen siendo claramente manipulados por las fuerzas más retrógradas de la sociedad quiteña de entonces: los terratenientes conservadores y la iglesia”.

Entre las conclusiones enfatizó: “Aquel espíritu rebelde e insurrecto del s. XVIII, por obra de la manipulación de los poderosos, se deformará de tal manera que una fuerza popular que había sido animada por un ánimo insumiso auténtico, devendrá en turbamulta y fuerza de choque, al servicio de los más protervos fines, como el ajuste de cuentas y el linchamiento. Esa es una lectura básica que se puede hacer después de analizar el arrastre del Eloy Alfaro o en las acciones que hizo célebres a los Compactados, incluida su participación en la “Guerra de los cuatro días”.

“Una lección fundamental queda del balance de estas nefastas acciones. Cuando el ánimo rebelde de los sectores populares es utilizado y conducido por las fuerzas reaccionarias y poderosas, siempre hay que esperar lo peor, es decir, consecuencias que atentan a una básica convivencia social y, por sobre todo, buscan devastar los procesos de cambio y renovación. Nada resulta más beneficioso para los sectores dominantes que los grupos populares les den haciendo el trabajo sucio. De esta manera, se desprestigian los autores materiales hasta su vileza, mientras se mantienen intactos, e incluso, casi virginales, los verdaderos responsables: los instigadores, es decir, los autores intelectuales”.

Y  concluyó: “De todas maneras, y vistas en perspectiva histórica, las acciones de la insumisa vecindad de San Roque, desde los tiempos coloniales hasta las últimas coyunturas republicanas en que aún se sintió la fuerza de aquel ánimo radical, fueron acciones contestatarias; en contra de los poderes instituidos. Unas veces, a favor de las fuerzas del cambio, cuando los regímenes de turno querían mantener el status quo, como sucedió en el período independentista, o a favor de las fuerzas antimodernistas que querían reinstaurar ordenamientos sociales ya superados, como aconteció en la época alfarista y en los subsiguientes regímenes liberales”.

Calendario de Eventos

Mayo 2017
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

En linea

Tenemos 167 visitantes y ningun miembro en Línea